Nace esta unidad, formada por los Dres. Castilla Serrano y Sánchez-Granado Díez, tras la experiencia personal durante años de cada uno de ellos en el tratamiento de pacientes con patología de columna vertebral, en todas sus facetas, médica, quirúrgica y paliativa del dolor.

vocación, profesionalidad y cercanía

El enfoque del tratamiento de la patología vertebral es complejo, sobre todo desde el punto de vista quirúrgico, pues existen gran cantidad de tratamientos, opiniones y prejuicios por parte de profanos y profesionales de la sanidad que suelen complicar la toma de decisiones.

Teniendo en cuenta estas circunstancias, así como las condiciones personales y biológicas de cada persona, abordamos cada caso de forma individualizada, apoyándonos en sesiones clínicas colegiadas periódicas para debatir cada uno de los casos, si es preciso, antes de confirmar nuestra opinión quirúrgica.

El primer paso a seguir es llegar a un correcto diagnóstico, para lo cual contamos con la entrevista y la exploración clínica, las pruebas complementarias de imagen y la neurofisiología clínica. A veces es preciso realizar algún test en quirófano para confirmar la sospecha diagnóstica y planificar su tratamiento.

Sin olvidar nuestra condición de cirujanos ortopédicos, la primera gran decisión que debemos tomar es qué casos son susceptibles de mejorar con el tratamiento quirúrgico o cuáles no, en cuyo caso contamos con los consejos higiénico-posturales, el tratamiento farmacológico y el tratamiento físico, como la rehabilitación, quiroprácticos, etc.

En el caso de fracaso de los métodos conservadores o en los casos en los que éstos no procedan, entra en liza el tratamiento quirúrgico de las dolencias vertebrales.

En este campo tratamos un gran grupo de patologías como son las traumáticas (fracturas), degenerativas (hernias discales, artrosis, estenosis de canal lumbar), deformidades (cifosis y escoliosis), infecciones y algunos tipos de tumores.

El abordaje quirúrgico de ellas podemos hacerlo con métodos percutáneos, mínimamente invasivos y/o abiertos. Nuestra filosofía consiste en planificar un tratamiento conjuntamente y teniendo en cuenta las condiciones y preferencias de nuestros pacientes, siempre que sea posible, informando de las distintas posibilidades con sus ventajas e inconvenientes.


El concepto de planificar un tratamiento nos parece el más importante de todos, pues ante el fracaso de los mismos, es de vital importancia poder tener prevista una alternativa, al menos paliativa.

Llegados a este punto, habitualmente, los cirujanos ortopédicos dedicados a la cirugía vertebral, nos vemos obligados a remitir a nuestros pacientes a otros especialistas de unidades del dolor, pero AXIS nace con vocación de poder tratar a nuestros pacientes y/o pacientes ya operados que vemos por vez primera y en los que no se pueda recurrir a nuevos tratamientos quirúrgicos con unas mínimas expectativas de éxito, también en este campo, pues existen gran cantidad de tratamientos paliativos del dolor en los síndromes de dolor crónico postoperatorio, lesiones radiculares crónicas o cuando las condiciones de salud general no aconsejen otra cosa. Entre estos tratamientos, se encuentran los bloqueos musculares, los tratamientos de radiofrecuencia, los neuroestimuladores, las bombas subcutáneas de medicación, etc.

Por tanto, nuestro concepto de la asistencia a nuestros pacientes está basado en la honestidad y en la continuidad de los tratamientos, pudiendo llegar al tratamiento de patologías especialmente complejas, como la cirugía infantil y las deformidades, difícilmente abordables por los cirujanos de columna en el ámbito privado de nuestro entorno y con la intención de continuar los tratamientos más allá de la cirugía cuando es preciso, utilizando los medios farmacológicos e invasivos que el tratamiento del dolor crónico pone a nuestra disposición y que día a día siguen perfeccionándose.

Éstas queremos que sean nuestras señas de identidad: VOCACIÓN, PROFESIONALIDAD Y CERCANÍA