Recomendaciones postoperatorias

Acaba de ser operado y conviene tener en cuenta algunos consejos y normas √ļtiles para todos los pacientes reci√©n operados de forma gen√©rica, independientemente de que en su caso, por circunstancias especiales, se le haya indicado lo contrario.

En el informe de alta podrá encontrar información más detallada o recomendaciones específicas para su proceso.

Salvo orden contraria, debe cuidarse la herida, es decir, debe hacerse curas locales por un enfermero de su centro de salud o de su compa√Ī√≠a cada dos o tres d√≠as.

En el caso de tratarse de artroscopia de rodilla o heridas en pies o miembro superior, esta curas pueden no ser necesarias y ser m√°s conveniente dejar los vendajes como parte del tratamiento hasta la retirada de puntos.

En las heridas de cirugía lumbar, caderas, rodillas abiertas y en general, cirugía mayor, es preferible las curas más frecuentes.También es una forma de observar la evolución de las mismas.


Forma parte del cuidado de la herida evitar mojarse los apósitos y vendajes y responsabilizarse de que éstos estén limpios, evitando actividades que pudieran comprometer su limpieza y el correcto trato de los mismos.

En cuanto a la retirada de puntos, depende del aspecto de la herida, pero como norma general, en manos y miembro superior suele hacerse entre los 7 y los 10 días, mientras que para miembro inferior y cirugía lumbar es mejor esperar un poco más, hasta los 12-15 días.

También es importante observar el aspecto de la herida y tomarse la temperatura corporal diariamente, pues en caso de dolor inusual, enrojecimiento, manchado o fiebre, debe acudir a consulta o a urgencias.

Otra cuesti√≥n a considerar en los primeros d√≠as del postoperatorio es la movilidad de la zona operada. En los casos que sea obligatorio mantenerla inmovilizada se suele usar una f√©rula u ortesis, por lo que en caso contrario se puede comenzar a hacer peque√Īos movimientos como parte del tratamiento en cuanto el dolor permita iniciarlos, salvo orden contraria. De esta forma evitamos futuras rigideces y atrofias musculares, favoreciendo el efecto de la futura rehabilitaci√≥n.

Recuerde tambi√©n que las articulaciones no incluidas en la inmovilizaci√≥n debe comenzar a moverlas. No hay ning√ļn motivo para no hacerlo.

Por √ļltimo, y enlazando con el tema de la movilizaci√≥n precoz, en las intervenciones sobre miembro inferior es necesario el empleo de anticoagulaci√≥n con heparina subcut√°nea para evitar la aparici√≥n de trombosis venosa profunda.

En este sentido es muy importante como se ha indicado comenzar a movilizar precozmente el miembro intervenido y administrarse diariamente, salvo indicaci√≥n en contra, una heparina de bajo peso molecular por v√≠a subcut√°nea, que mejoran los fen√≥menos inflamatorios, el retorno venoso y evitan la formaci√≥n de trombos en el sistema venoso por estos factores y otros como lesiones menores de peque√Īos vasos, factores gen√©ticos, etc.

En caso de notar hinchazón importante de la extremidad operada, dolor, enrojecimiento, dolor en el pecho, dificultad respiratoria, etc, debe acudir inmediatamente a urgencias, podría tratarse de una trombosis venosa profunda con suelta de émbolos que produzcan una embolia pulmonar, de graves consecuencias.

En caso de tener cualquier otro tipo de dudas, no deje de contactar con su cirujano en la consulta los días de ésta, llamar al teléfono de contacto, escribirnos vía e-mail o acudir a urgencias si el problema lo requiriese.