Dorsal

Escoliosis es el t茅rmino como se denomina a la desviaci贸n que sufre la columna vertebral en el plano anteroposterior, es decir, vista de frente. En este plano la columna normal debe adoptar una posici贸n recta, al contrario que en el plano lateral, en el que es conveniente que conserve unas curvas fisiol贸gicas que nos ayudan a soportar cargas.


A pesar que inicialmente se percibe en el plano anteroposterior, la escoliosis es una deformidad tridimensional de la columna, pues se acompa帽a de un componente de desviaci贸n en el plano lateral, disminuyendo o aumentando las curvas fisiol贸gicas (cifosis o lordosis) y un componente rotatorio de las v茅rtebras. Este componente rotatorio suele producir una deformaci贸n de estas v茅rtebras y 茅stas a su vez, de la caja tor谩cica, de las costillas, por lo que suele percibirse como una asimetr铆a del t贸rax o joroba en uno de los hemit贸rax. Esta asimetr铆a se pone en evidencia al inclinarse hacia adelante.

Existen varios tipos de escoliosis, pues se pueden dividir atendiendo a su edad de aparici贸n como infantil, juvenil, del adolescente o del adulto, pero la principal divisi贸n se hace respecto a su origen:

  • Idiop谩tica. De origen desconocido. Es la m谩s frecuente y tiene un cierto componente familiar. Se ve fundamentalmente en ni帽as.
  • Cong茅nita. Su origen es una malformaci贸n de la columna que est谩 provocando una desviaci贸n. Suele ponerse de manifiesto en edades muy precoces.
  • De origen neuromuscular. Su origen es una enfermedad muscular o neurol贸gica. Est谩n muy relacionadas con la falta de control de los m煤sculos que rodean la columna en ni帽os que habitualmente son incapaces de caminar o, incluso, mantenerse erguidos.
  • Degenerativa. Aparece en personas mayores, sin patolog铆a previa conocida, en la que los ligamentos comienzan a ser insuficientes para mantener la columna recta. Los aplastamientos vertebrales osteopor贸ticos suelen favorecer esta deformidad.

El hecho de tener una escoliosis tiene per se algunas consecuencias, como pueden ser la percepci贸n personal de deformidad o de enfermedad y en algunos casos, el dolor. En casos muy evolucionados tambi茅n puede producir un mal funcionamiento de coraz贸n y pulmones, asoci谩ndose con muerte precoz.

En los ni帽os con enfermedades neuromusculares, impide que se puedan sentar correctamente, llegando a producirse 煤lceras por presi贸n con la silla, e impide un buen control de la cabeza y las manos, que se emplean en sostenerse en vez de en hacer ejercicios que les permitan seguir los programas de estimulaci贸n.


El principal factor a tener en cuenta al diagnosticar una escoliosis, sobre todo desde el punto de vista del tratamiento, es el riesgo de progresi贸n. Este es el factor que hace en la mayor铆a de los casos determinarse por un tratamiento quir煤rgico.

Es imposible adivinar qu茅 escoliosis van a progresar al 100%, pero s铆 sabemos varias cosas:

  • En las chicas es m谩s probable que progresen.
  • Cuanto menor sea el paciente en el momento del diagn贸stico, m谩s probable es que progrese. Tenemos formas de aproximarnos bastante, en la radiograf铆a, a la maduraci贸n 贸sea.
  • Cuanto mayor es la curva, mayor riesgo de progresi贸n.
  • Las escoliosis de origen cong茅nito y neuromuscular tienen una alt铆sima probabilidad de progresi贸n y, por tanto, de tener que ser operadas.

Con estos datos, se establecen una serie de criterios a la hora de determinar el tratamiento. Hablamos por tanto de posibilidades de progresi贸n.

En los casos leves, se vigila la curva y se comienzan con ejercicios y nataci贸n. Los casos moderados se tratan con cors茅s, inicialmente durante 23 horas al d铆a. En los casos m谩s graves, por su magnitud inicial o porque se ha demostrado una gran progresi贸n entre dos controles, puede ser necesario optar por el tratamiento quir煤rgico.

El tratamiento quir煤rgico va encaminado a corregir la deformidad y a producir una fusi贸n (esto 煤ltimo depende de la edad y del potencial de crecimiento restante del tronco y el t贸rax) del segmento corregido con idea que no recidive la deformidad.

Para conseguir estos dos objetivos, se utilizan montajes basados, fundamentalmente, en dos barras y una serie de 鈥渁garres鈥 de esas barras a las v茅rtebras, que se pueden hacer con tornillos, alambres, ganchos, cintas de dacron, etc.


Esos implantes suelen dejarse toda la vida salvo que den problemas y, l贸gicamente, condicionan cierta p茅rdida de movilidad, pero que yendo todo bien, es poco perceptible.

Finalmente, casi nunca se persigue dejar una curva a 0潞, pero es importante mejorar la desviaci贸n, asegurar la no progresi贸n de la misma, y sobre todo, conseguir un raquis equilibrado tanto en su plano anteroposterior como lateral.

En los casos de escoliosis cong茅nitas adem谩s, interferir lo menos posible con el crecimiento remanente de tronco y t贸rax, lo cual hace el tratamiento de estos casos m谩s complejos, y en el caso de la escoliosis neuromuscular, mantener al ni帽o erguido, con las manos libres y la pelvis bien alineada.

En todo el raquis asientan distintos tipos de tumores, la mayor铆a de ellos benignos, pero tambi茅n los hay malignos. Otra clasificaci贸n es entre tumores 贸seos o de estructuras neurol贸gicas y por 煤ltimo, se pueden dividir entre tumores primarios o metast谩sicos.

Los m谩s frecuentes son los benignos y en muchos casos no precisan tratamiento espec铆fico.


Los que afectan聽a聽estructuras neurol贸gicas suelen producir s铆ntomas compresivos que afectan a brazos o piernas, como ci谩tica o falta de fuerza o sensibilidad. En algunos casos, simulan una hernia de disco, pues se comportan como tal, ocasionando ci谩tica, como es el caso del gangli贸n de la imagen, un peque帽o quiste relleno de l铆quido que aparece en otras articulaciones, pero que cuando aparece dentro del canal lumbar, ocasiona problemas de espacio.

Otro tipo muy frecuente de聽tumores qu铆sticos son los Quistes de Tarlov, que se hayan hasta el el 4% de la poblaci贸n. Hoy d铆a se consideran variantes anat贸micas y en muy raras ocasiones requieren tratamiento quir煤rgico. Al ser informado como hallazgos casuales en la resonancia magn茅tica, suele ser causa de preocupaciones en los pacientes.


La necesidad de tratamiento quir煤rgico, depende de la intensidad de los s铆ntomas dolorosos.

Los tumores que afectan a estructuras 贸seas suelen producir dolor y un riesgo mayor de fracturas patol贸gicas o de baja energ铆a, directamente proporcional al porcentaje de ocupaci贸n del cuerpo vertebral por el tumor.

El ejemplo m谩s com煤n de 茅stos es el angioma, que es un tumor benigno聽muy frecuente en la poblaci贸n general y que en algunos casos pueden requerir tratamiento quir煤rgico por dolor o para evitar el colapso del cuerpo vertebral. Actualmente se tratan mediante t茅cnicas de cementaci贸n.


Por 煤ltimo, de聽los tumores malignos que afectan a la columna vertebral, los m谩s frecuentes son las met谩stasis vertebrales, seguidos de tumores que asientan en la m茅dula 贸sea, como el plasmocitoma.

En este tipo de tumores, el tratamiento quir煤rgico depende del pron贸stico y del tratamiento de la enfermedad primaria.

En muchos casos se requiere quimioterapia y radioterapia, quedando el tratamiento qu铆r煤rgico reservado para casos de compresi贸n medular, aplastamientos vertebrales o dolor intenso, y consiste en la extirpaci贸n del cuerpo vertebral cuando las expectativas de curaci贸n son razonables o soluciones paliativas para aliviar el dolor o los s铆ntomas compresivos, como son la descompresi贸n medular, la artrodesis o la cementaci贸n de alg煤n o algunos cuerpos vertebrales.

Las fracturas vertebrales son una de las patolog铆as urgentes de la columna vertebral junto a la hernia de disco y a la compresi贸n medular, que en muchos casos requiere tratamiento quir煤rgico.

Hay muchos tipos y muchas formas de clasificar las fracturas vertebrales, pero una de las m谩s 煤tiles, es diferenciarlas entre fracturas de origen traum谩tico, propias de personas m谩s j贸venes que han sufrido un traumatismo de alta energ铆a, y fracturas de origen osteopor贸tico, propias de personas mayores o que han sufrido, por diversos motivos, una p茅rdida importante de calcio en sus huesos. En estos casos el mecanismo de producci贸n es de menor energ铆a o incluso, sufriendo m铆nimas microfracturas imperceptibles.

Fracturas de origen traum谩tico.


Como dec铆amos, son propias de personas j贸venes que han sufrido alg煤n tipo de聽accidentede alta energ铆a, energ铆a que, de manera聽descontrolada, tambi茅n puede lesionar la m茅dula u otros 贸rganos del cuerpo (cr谩neo, t贸rax, abdomen, fracturas asociadas).

Estas fracturas, son quir煤rgicas en muchos casos, pero depende del grado de acu帽amiento, localizaci贸n de la lesi贸n, presencia de lesiones asociadas, edad del paciente, etc.

El principal riesgo de estas lesiones es la aparici贸n con el tiempo de mayor aplastamiento, con el consiguiente dolor, deformidad est茅tica y riesgo de compresi贸n medular secundaria, directamente proporcional al grado de acu帽amiento residual. Para evitar en la medida de lo posible este acu帽amiento es por lo que se recomienda el tratamiento quir煤rgico.

A “grosso modo” se puede decir que cuando la fractura afecta a la parte anterior y posterior del cuerpo vertebral, o a los ligamentos posteriores de la columna, es conveniente la intervenci贸n quir煤rgica, aunque insistimos en que cada caso puede estar sujeto a condicionantes y debe ser valorado de forma individual.

En el caso de que no se indique el tratamiento quir煤rgico, se opta por el reposo en cama, el posterior uso de cors茅 y la recuperaci贸n de la funci贸n y la musculatura por parte de los rehabilitadores.

En cuanto al tratamiento quir煤rgico, el m谩s empleado en estos casos es la artrodesis vertebral, que consiste en la introducci贸n de tornillos para reducir la fractura y fijarla. En algunos casos se pueden emplear t茅cnicas de cementaci贸n asociando o no una descompresi贸n medular si es necesario. En determinados casos se pueden dejar esos tornillos para siempre y, en otros, es conveniente retirarlos transcurrido un tiempo.

Fracturas de origen osteopor贸tico.

Aunque tambi茅n son fracturas, tienen un origen y un comportamiento completamente diferentes.


Partimos de la base de que son fracturas de baja energ铆a y secundarias a una patolog铆a de base que ha debilitado los huesos haciendo perderles mucho calcio (osteoporosis), como es la menopausia, algunos f谩rmacos (corticoides), enfermedades endocrinas, problemas nutritivos, etc, por lo que adem谩s de tratar la fractura, tenemos que diagnosticar y tratar la enfermedad de base si es posible y 茅sta no es conocida y/o no est谩 siendo tratada.

Otras veces pueden deberse a lesiones tumorales benignas (angiomas), malignas (met谩stasis o mieloma) o infecciones (tuberculosis) que debilitan una o unas v茅rtebras en concreto.

Cuando se presenta lesi贸n neurol贸gica acompa帽ante puede deberse a un acu帽amiento aislado muy severo o a la suma de m煤ltiples peque帽os acu帽amientos, aunque no es frecuente.

Normalmente, estas fracturas se tratan conservadoramente, a base de reposo relativo, cors茅s, analg茅sicos y tratamiento de la enfermedad de base, con una resoluci贸n satisfactoria para la mayor铆a de ellas, pero en los casos en que el dolor no remita, produciendo una incapacidad importante y precisando gran ingesta de analg茅sicos, se puede y se suelen emplear t茅cnicas de cementaci贸n (ver en t茅cnicas), siempre que la resonancia indique que la lesi贸n es aguda y permanece “activa”, con unos resultados magn铆ficos y m铆nima agresi贸n quir煤rgica.

Solamente en los casos que la deformidad residual es severa, tenemos que recurrir a grandes intervenciones para corregir la deformidad y fijar la columna.

La mayor parte de las enfermedades reum谩ticas afectan a los huesos y, sobre todo, las articulaciones, y como tales, la columna vertebral suele ser una de estas estructuras.

Entre estas enfermedades, las m谩s frecuentes son la espondilitis anquilosante y la artritis reumatoide, y a mayor distancia un grupo de enfermedades que pueden afectar a la columna.

La espondilitis anquilosante es una enfermedad reum谩tica que afecta a varones en la cual la columna se fusiona adoptando un caracter铆stico aspecto radiogr谩fico en 鈥渃a帽a de bamb煤鈥.


En estos pacientes, se pierde la movilidad de la columna a la vez que se va curvando hacia delante, sin capacidad de compensaci贸n debido a esa rigidez, llegando un momento en que estas personas no pueden mirar al frente.

En las fases 鈥渋nflamatorias鈥 se acompa帽a de dolor de la misma.

El tratamiento quir煤rgico de estos casos tiene como objetivo poder conseguir una mirada al frente, lo cual s贸lo se consigue mediante cortes en las v茅rtebras para poder adoptar una forma de la columna m谩s fisiol贸gica (ver osteotom铆a).

La artritis reumatoide, por el contrario, es una enfermedad m谩s propia de mujeres, y en los casos de afectaci贸n de la columna vertebral, suele producir una inestabilidad de la columna cervical, que puede llegar a ocasionar s铆ntomas graves con determinadas maniobras cervicales, como por ejemplo la intubaci贸n necesaria para una anestesia general.

En los casos que se precise tratar quir煤rgicamente, habr铆a que fijar la primera con la segunda v茅rtebra cervical.

A mucha distancia de estas dos enfermedades, se encuentra un grupo muy variado de enfermedades que pueden afectar o no a la columna, normalmente a la zona lumbar y a las sacroiliacas.

Entre 茅stas est谩n enfermedades de la piel (como la psoriasis), enfermedades intestinales (la colitis ulcerosa o la enfermedad de Crohn), enfermedades infecciosas (S铆ndrome de Reiter), etc.

Salvo en los casos referidos de la espondilitis anquilosante o la artritis reumatoide el los que se puede intervenir a este tipo de pacientes para mejorar un problema concreto, el tratamiento de estas enfermedades pasa por el tratamiento m茅dico por parte del especialista en Reumatolog铆a, de su enfermedad de base.