Cirugía percutánea del disco, IDET, Rizolisis


¿Cuánto dura la intervención?: Éstas son un grupo de intervenciones percutáneas, es decir, sin tener que hacer heridas que duran una media de 45-60 minutos.

¿Qué anestesia me van a dar?: La anestesia prevista es una sedación apoyada en anestesia local, es decir sin necesidad de intubación. Se suele comenzar con analgesia intravenosa y anestesia local, y si hace falta en momentos muy puntuales, se profundiza un poco en la sedación. En muchos casos el paciente puede dormirse pero el hecho de no necesitar intubación hace que la recuperación de dicha anestesia sea muy cómoda y pueda marcharse a casa a las pocas horas.

En el caso de la rizolisis, esta sedación es menos profunda, pues necesitamos que el paciente colabore y comunicarnos con él durante el proceso para la correcta realización de la misma.

¿Cuánto tiempo tendré que estar ingresado?: Por prudencia se suele recurrir a una noche de ingreso, aunque en algunos casos también se puede proceder al alta en cuestión de horas, una vez que ha pasado el efecto de la anestesia y el paciente se ha levantado sin problemas.

¿Qué medidas o cuidados tendré que tener en cuenta después?: Al producirse una lesión controlada de la estructura dolorosa, suele persistir un dolor residual secundario a esta lesión y a la vía de introducción de la/s agujas, por lo que es conveniente esperar un par de semanas para comenzar a hacer vida normal y ver el efecto beneficioso de la técnica.

¿Tendré que hacer rehabilitación y cuándo?: A partir de estas dos semanas, es conveniente comenzar a hacer un programa de rehabilitación para acelerar la recuperación mediante tonificación de la musculatura y técnicas de mejoría del dolor.

¿Qué problemas pueden aparecer a medio y largo plazo?: Cuando la técnica se desarrolla sin incidencias, no debe haber consecuencias negativas. El efecto analgésico puede perderse al cabo del tiempo por varios mecanismos, como son la nueva reinervación de las estructuras lesionadas con reaparición del dolor y la afectación por nuevas lesiones o por edad de discos o estructuras adyacentes no tratadas. En la mayoría de los casos, se puede repetir la técnica.