10.- EL GATO:


  1. Póngase a gatas de forma que sus manos queden directamente bajo los hombros y las rodillas bajo las articulaciones de la cadera. La cabeza se mantiene como prolongación de la columna y la nuca permanece estirada. La separación entre las orejas y los hombros deberá ser la mayor posible, los omoplatos se acercan a la columna y descienden hacia la pelvis. Se cierran las costillas inferiores.
  2. Al espirar levante lentamente la pierna derecha y extiéndalas hacia atrás paralela al suelo. Estabilice la región central de su cuerpo en esta posición e inspire.
  3. En la siguiente espiración levante el brazo izquierdo y extiéndalo horizontalmente hacia delante.
  4. Regrese lentamente a la posición inicial manteniendo el equilibrio. Sigua respirando con regularidad. Repita el ejercicio de 3 a 5 veces y cambie de lado.


Variante: Se añade un grado de dificultad mayor. Partiendo de la posición anterior al espirar junte el codo izquierdo y la rodilla derecha. Mantenga la posición e inspire. Espire y vuelva a estirar el brazo y la pierna. En esta variante hay que encontrar el punto de equilibrio y controlar el movimiento. Repítalo varias veces y cambie de lado.

Guarda el enlace permanente.