10.- PUENTE:


  1. Túmbese boca arriba, con las rodillas flexionadas y los pies planos en el suelo y separados entre sí a la anchura de las caderas. Apoye las manos relajadamente sobre la pelvis. Si se encuentra más cómodo puede usar una almohada y apoyar las palmas de las manos sobre el suelo.
  2. Con las plantas de los pies apoyado en el suelo y la espalda en contacto con el suelo para sostenerse, despegue las caderas del suelo y mantenga durante unos segundos. Al regresar a la posición inicial, baje la pelvis poco a poco y deténgase poco antes de tocar el suelo.
  3. Repita el ejercicio tantas veces como sea capaz sin sentir dolor. Haga varias series con descanso entre series.
Guarda el enlace permanente.