2.- DESCENSO DE RODILLA FLEXIONADA:


Tiéndase boca arriba con las piernas flexionadas y los pies juntos y planos sobre el suelo (Si le resulta más cómodo, puede apoyar la cabeza sobre una o dos almohadas). Encoja el estómago hacia dentro y hacia arriba, bajo la caja torácica y la barriga.

Coloque las manos sobre la pelvis y deje que una de las piernas descienda lentamente hacia fuera, manteniendo la espalda firme, hasta donde llegue sin dolor. Después repítalo con la otra pierna.

Guarda el enlace permanente.