2.- RODILLA AL PECHO TUMBADO:

  1. Partimos de la posición neutral en posición supina (mirar “hábitos posturales”).
  2. Túmbese boca arriba con las piernas extendidas. Flexione la rodilla izquierda y agárrela con ambas manos. Lleve la pierna flexionada tan cerca del pecho como le sea posible y mantenga durante tres estiramientos de diez segundos o uno de treinta segundos (según puedas). Vuelva a la posición de comienzo y repita la secuencia con la pierna derecha.
  3. Este estiramiento es bueno para la región lumbar y para los músculos que flexionan las caderas.


VARIANTE SENTADO:

Sentado erguido en una silla, con los pies apoyados en el suelo. Agarre la rodilla izquierda con ambas manos y elévela hacia el pecho. Mantenga, vuelva a la posición de comienzo y alterne el ejercicio con la pierna derecha.

Guarda el enlace permanente.