4.- INCLINACIÓN DE DELANTE HACIA ATRÁS:

De pie o sentado (colocando la espalda junto a la pared). Encuentre la posición neutra de su cuello donde esté descansado y sienta su cuello recto. A continuación incline la cabeza hacia delante lentamente, dirigiendo en la medida de lo posible el mentón hacia el pecho, permitiendo que la parte posterior del cuello se alargue. Mantenga la postura por un momento. Regrese lentamente a la posición frontal.

A continuación, incline su cuello hacia atrás, levantando lentamente su barbilla y manteniendo la postura. Regrese lentamente a la posición de partida. Puede repetir el ejercicio de 10 a 20 veces, siempre dependiendo de cómo se encuentre.

Guarda el enlace permanente.